02.04.2020

Jordania, el último bastión de los Hachemitas

Jordania

Jordania es un país fascinante. Visitarlo es una interacción constante con la historia. Sentirnos en un lugar mítico y sagrado gracias a las historias bíblicas.

Contemplar el ingenio de los nabateos; maravillarnos antes la espectacularidad del imperio romano, todo esto mientras escuchamos el llamado a la oración de la mezquita, es contemplar los siglos de civilizaciones pasar frente a nosotros.



Suscríbase a nuestro canal de Youtube haciendo clic aquí.


Transcripción de Video - Jordania, el último bastión de los Hachemitas

Bienvenidos a un nuevo episodio del videoblog de Paideia Destinos y Cultura. Aquí les narramos las historias de aquellos lugares que visitamos alrededor del mundo.

Hoy viajaremos a Jordania, el último bastión de los Hachemitas y les contaré por qué es uno de los principales destinos para el viajero cultural. Soy Juliana Hurtado. Comenzamos.

(introducción)
Viajar a Jordania es una de las experiencias dignas de estar en la "lista de cosas por hacer". Esta tierra de la hospitalidad encierra verdaderos tesoros y está en nuestro top de lugares favoritos. Jordania está rodeado por los principales protagonistas del juego de la geopolítica en Oriente Medio: Israel y Palestina, Siria, Irak y Arabia Saudita. Posee uno de los relatos históricos más antiguos del mundo. Siempre ha sido de gran importancia en la historia tanto de Oriente como de Occidente.

Iniciaremos nuestro recorrido en Ammán, la capital de Jordania y actualmente una gran ciudad. Los griegos la llamaron Filadelfia y cuando los romanos la conquistaron la hicieron una de las ciudades más importantes de la Decápolis, un grupo de 10 ciudades de la frontera oriental del imperio romano. Tuvo su esplendor al establecer relaciones comerciales con los Nabateos ubicados en Petra. Posteriormente, el reino cristiano sasánida la bautizó como Amman en homenaje a la bíblica Rabat Ammón de los Amonitas. Con la expansión del islam  fue invadida  por los Omeyas hasta que entró en decadencia al trasladarse el califato a Bagdad. Durante el dominio  el imperio turco otomano fue repoblada por Circasianos que escapaban de las razias rusas en el Cáucaso.  En el año 1908 al construirse el  tren de Hiyaz que unía Damasco con Medina en Arabia Saudita, Amman se convirtió en una de las  principales estaciones de dicho trayecto.

Situada en lo alto de la colina central de la ciudad, encontramos la Ciudadela de Ammán, un lugar imperdible desde el cual todos los imperios que han pasado por por la ciudad han controlado a sus enemigos. En la Ciudadela encontramos varios puntos que no se pueden pasar por alto y que corresponden a las huellas de varias civilizaciones, como por ejemplo el Templo de Hércules, un templo romano del año 162; la iglesia bizantina cuyos restos más visibles son unas columnas corintias y el Palacio de Umayyad, un enorme edificio que se remonta a la época de los Omeyas y es el mejor conservado de la ciudadela. También vale la pena ver el aljibe o el museo arqueológico de Jordania. Desde lo alto de la ciudadela podemos obtener una hermosa panorámica del casco antiguo, con el teatro romano y el odeón.

Ammán también es la capital de los refugiados de los conflictos de Oriente Medio. Aquí cumplen su condena no sólo los palestinos derrotados por los israelíes, sino también los iraquíes derrotados por los estadounidenses, los sirios derrotados por su propio país y casi un millón de egipcios derrotados por la miseria y la represión militar.

En el noroeste del país se encuentra Jerash y viajamos en el tiempo para encontrarnos con la antigua ciudad romana de Gerasa, oculta por siglos bajo las dunas del desierto. Posee las ruinas romanas mejor conservadas de Oriente Medio. Llegó a tener 20 mil habitantes e impresiona ver el buen estado de las columnas del templo de Artemisa, la grandeza de la plaza Oval o la acústica del teatro. Paseando por Jerash es inevitable sentir el poderío del imperio romano o imaginar la vida de sus habitantes con su centro lleno de comercios, plazas, teatros y templos. Toda una magnífica inmersión histórica.

En el valle del Río Jordán podemos tener una panorámica única del territorio en conflicto desde hace siglos que marca el límite actual entre Jordania, Israel y los territorios palestinos. Se dice que Jesús fue bautizado en sus aguas y Josué lo atravesó con los ejércitos de Israel.

Si pensamos que el conflicto del futuro será por los recursos hídricos, en Jordania es un conflicto del presente. Sus aguas compartidas por Israel, Palestina, Siria y Jordania ha sido causa de conflictos en la región debido al desvío de la corriente que hizo Israel en los años 50 para distribuirla entre su población en expansión. Esto hizo también que los niveles del mar Muerto disminuyeran año tras año.

Subir al Monte Nebo es una experiencia por demás emocionante ya que es un lugar mítico para el cristianismo. Allí murió Moisés después de divisar la tierra prometida y desde su pico se pueden divisar algunos de los enclaves que han conformado el imaginario cristiano: a la izquierda el mar Muerto, a la derecha el lago Tiberíades o mar de Galilea, y al fondo, el río Jordán. En un día muy muy claro hasta puede divisarse la silueta de Jerusalén.

Muy cerca de allí encontramos el famoso Mar Muerto que contrario a su nombre, le da vida al paisaje. Ubicado a 416 metros bajo el nivel del mar en realidad es un lago que no tiene afluentes por lo que sus aguas se quedan retenidas en su espacio, de allí simplemente se evaporan y es por eso el nivel de salinidad es extremadamente elevado. Es aprovechado por Israel y Jordania para extraer sales minerales y también por los turistas para tomar un baño, flotar en sus aguas y aprovechar las bondades de los tratamientos con barro en alguno de los tantos centros balnearios.

Los ejércitos del islam y del cristianismo se han enfrentado muchas veces a lo largo de la historia. Las cruzadas o guerras santas también tienen su escenario en Jordania. Al observar los poderosos muros de Karak y Shobak es fácil ver la seriedad del conflicto. Construidos por el rey Balduino I en el siglo XII, los castillos cruzados formaban una red que comunicaba Damasco con El Cairo. Parecían inviolables, excepto para Saladino que ocupó la mayor parte de estos castillos convirtiéndolos en puestos de observación. Una maravilla arqueológica de este tiempo es el castillo de Ajloun construido en 1184 por un sobrino de Saladino para defenderse de los cruzados. Visitar este castillo es un ejercicio de imaginación, sus piedras nos permiten sentir cómo lo hacían aquellos hombres valientes que lo defendieron y también sentir como aquellos que lo conquistaron. El interior está lleno de pasillos laberínticos y de escaleras, y existen todavía agujeros asesinos, aquellos a través de los cuales se lanzaba aceite hirviendo contra el invasor.

En el sur encontramos a Petra, el destino más impresionante de nuestro recorrido por Jordania. Si solo se tiene un día para visitar Petra, mi recomendación es llegar a la hora de la apertura y recorrerla hasta la hora de cierre. Es uno de esos lugares en los que agradeces a la vida poder ver lo que estás viendo, te sientes pleno y que valió la pena cualquier esfuerzo que haya que hacer para verla. Petra es una ciudad completamente adaptada a su entorno, con las edificaciones talladas en la piedra. Alcanzó su máximo esplendor con los Nabateos en el siglo VI a.C bajo el reinado de Aretas IV, cuando tenía 30 mil habitantes. Antes de la llegada de los romanos, Petra ya era una etapa destacada en la ruta de las especias. Hacia finales del siglo V la ciudad fue abandonada y olvidada, hasta que en 1912 la redescubrió el viajero suizo J. Ludwig Burckhardt y en 1985, la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad.

El acceso a Petra se realiza a través del siq, un estrecho cañón, de un kilómetro de longitud rodeado de acantilados que se elevan hasta los 80 metros de altura. El simple hecho de caminar a través del siq es una experiencia inolvidable. Los colores y las formaciones de las rocas son impresionantes y al final del cañón se vislumbra la fachada llamada El Tesoro. Por más documentales y fotos que se vean, nada lo prepara a uno para el impacto de la primera imagen de Petra.

El Tesoro es solo una de las maravillas que podemos encontrar en Petra, en teoría necesitaríamos 4 o 5 días para recorrerlo todo a profundidad. Encontraremos cuevas funerarias, un Monasterio, el Altar de los sacrificios y en la Avenida de las Columnas se descubre el capitel nabateo, con formas triangulares.

Recientemente ha sido inaugurado el nuevo museo de Petra, un centro arqueológico que complementa a la perfección la visita a la ciudad rosa, con 1800 metros cuadrados y que guarda las mejores antigüedades conservadas de Petra.

Continuando más al sur Jordania nos reserva otra gran sorpresa: el desierto de Wadi Rum. Hay que planear hacer un paseo en 4x4, ver el atardecer entre las dunas y pasar la noche en uno de los campamentos. Wadi Rum es un desierto particular, es precioso, es rojizo y trae a la mente del viajero el recuerdo de Lawrence de Arabia y la rebelión árabe de 1916.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, los países árabes, entre ellos el territorio que hoy es Jordania llevaban siglos bajo el dominio del imperio otomano que entró a la guerra aliado de Alemania y en contra de Gran Bretaña y sus aliados. Los británicos comenzaron a apoyar a líderes y corrientes que se oponían a las aspiraciones otomanas, entre ellos el jerife de la Meca Hussein que ofreció su apoyo a los británicos a cambio de la independencia y de la creación de un gran Estado árabe. Los británicos aceptaron la ayuda y le pidieron a T.E Lawrence a servir de enlace. Lawrence ayudó en la revuelta volando las vías férreas otomanas y negociando con las diferentes tribus de la región. Fue en el desierto de Wadi Rum donde se llevaron las más cruentas batallas.

Una vez finalizada la guerra y derrotado el imperio británico, Gran Bretaña y Francia dieron al traste con la promesa hecha a Hussein de independencia y de un gran estado árabe, con el acuerdo secreto Sykes Picot en donde ambas potencias se repartieron en mandatos y protectorados las diferentes naciones de Oriente Medio. En realidad hubo una doble promesa incumplida, ya que Gran Bretaña también había prometido a los judíos la creación de un estado en Palestina. Para aplacar a Hussein se le ofreció el trono de la Transjordania a su hijo Abdulá y el trono de Irak a su segundo hijo, Faisal. El territorio de Transjordania se convertiría en el reino hachemita de Jordania.

Lawrence de Arabia regresó a Inglaterra abatido, sintiéndose un traidor, y murió estrepitosamente en un accidente de motocicleta. En su libro “Los siete pilares de la sabiduría” contaría todas sus aventuras militares durante la Primera Guerra Mundial.

En Jordania encontraremos un país fascinante. Visitarlo es una interacción constante con la historia. Sentirnos en un lugar mítico y sagrado gracias a las historias bíblicas. Contemplar el ingenio de los nabateos; maravillarnos antes la espectacularidad del imperio romano, todo esto mientras escuchamos el llamado a la oración de la mezquita, es contemplar los siglos de civilizaciones pasar frente a nosotros.

No se pierda la programación de nuestros viajes culturales en nuestra página web.

Comparte en tus redes
0
0
0

Contáctanos

Recibe toda la información necesaria acerca de nuestros eventos, cursos y viajes culturales.

X
Envía tu mensaje
X

Escríbenos y resuelve todas tus dudas sobre nuestros viajes y programas culturales. También son bienvenidas tus sugerencias y propuestas para nuevos cursos, conferencias o talleres.

Videoblog

Bienvenidos a nuestro Videoblog y Podcast. En este espacio Juliana Hurtado narrará las historias de aquellos lugares con historia alrededor del mundo. Acompáñenos por los fascinantes caminos que recorre el viajero cultural.

En este episodio del Banquete Cultural, hablaremos de la campaña napoleónica en Egipto y sobre la vida cotidiana en un monasterio medieval. ¡No te lo pierdas!

Aprende más

Acompáñanos en este episodio a descubrir Normandía, cuna de una de las grandes revoluciones de la historia del arte: el impresionismo. Acompáñanos a conocer sus impresionantes paisajes cargados de historia, comida y buen vivir francés.

Aprende más

Acompáñanos en este episodio a descubrir Bulgaria, un hermoso país en el cual han coexistido civilizaciones que tienen un indiscutible lugar en el desarrollo europeo y mundial.

Aprende más

En este video nos adentraremos en Varsovia. Una ciudad surgida de las cenizas, trágica, luchadora y hermosa. Acompáñanos a hacer un recorrido por su historia, sus principales puntos de interés y los encantadores lugares que tiene para visitar.

Aprende más
Promociones Paideia

¿Deseas recibir información?

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos por correo electrónico toda la información necesaria acerca de nuestros viajes, agenda cultural y últimos eventos.

Contáctanos por Whatsapp