17.03.2020

Irlanda, la isla esmeralda

Irlanda

Irlanda es una isla con una historia encantadora. Su apasionante pasado celta combinado con un profundo catolicismo tiene como resultado un interesante sincretismo cultural.

Acompáñenos en este episodio por sus paisajes hermosos, por las abadías y monasterios, por los castillos normandos y medievales y por aquellas huellas de su pasado de lucha por la libertad e independencia.



Suscríbase a nuestro canal de Youtube haciendo clic aquí.

También puede escuchar este contenido en nuestros canales de Spotify o iVoox
Ir a podcast en Spotify
Ir a podcast en iVoox


Transcripción de Video - Irlanda, la isla esmeralda

Bienvenidos nuevamente al videoblog de Paideia Destinos y Cultura, un espacio para narrar las historias de aquellos lugares que visitamos alrededor del mundo.

Hoy viajaremos a Irlanda, la isla esmeralda.

Soy Juliana Hurtado, comenzamos.

Irlanda puede parecerle al viajero un destino lejano y muchos podrán preguntarse si realmente vale la pena dedicarle un par de semanas o si será conveniente combinarlo con destinos próximos como Escocia e Inglaterra. Variará del gusto, presupuesto y tiempo de cada uno, pero sin duda Irlanda vale la pena ella sola y se merece todo el esfuerzo por explorarla; y al ser un país tan pequeño, recorrerlo es toda una delicia.

Tiene una profunda herencia cultural enmarcada en hermosísimos paisajes que van desde las campiñas hasta los grandes acantilados que forman el imaginario de esta isla que es todo verde, de ahí su mote de Isla Esmeralda. Y cuando hablamos de Irlanda nos referimos a toda la isla. Tanto a la República de Irlanda como a los seis condados del norte que hasta a hoy, habrá que ver qué pasa con el brexit, siguen perteneciendo al Reino Unido.

Como puerta de entrada a Irlanda tenemos la ciudad de Dublín que en gaélico siginifica "Laguna negra", una de las capitales más fascinantes de Europa con aproximadamente millón y medio de habitantes en la ciudad y su entorno. El total de población de Irlanda es aproximadamente 5 millones, que es casi la mitad de población de una ciudad como Bogotá. Esto hace a Irlanda un país poco poblado, en parte gracias a la gran hambruna de 1845 que produjo migraciones de millones de irlandeses a países de habla inglesa principalmente Estados Unidos.

Como buena capital, Dublín es una amalgama entre historia y modernismo o como en las historias de James Joyce, un lugar donde el pasado se mezcla con el presente de forma inevitable y le otorga todo el significado y razón de ser. Y conserva huellas de todo lo que ha vivido: su fundación por los vikingos alrededor del 841; los casi 800 años de dominación inglesa y los convulsos acontecimientos del siglo XX que la convirtieron en la capital de la nueva república. Es una ciudad tranquila que se deja caminar y conocer a su aire pero hay unos imprescindibles para visitar:

Por supuesto hay que recorrer la calle O'connell en donde podemos encontrar varios monumentos y estatuas de personajes de la historia de Irlanda, entre ellas la del hombre que le da el nombre a la avenida Daniel O'connell, el libertador y padre del nacionalismo irlandés quien obligó al parlamento británico a firmar la emancipación de los católicos en 1826.

Tal vez lo más emblemático de esta avenida es el edificio de la Oficina Central de Correos. El 24 de abril de 1916 rebeldes irlandeses entraban a Dublín tomando varios puntos estratégicos de la ciudad y estableciendo su cuartel general en la oficina de correos, allí alzaron la bandera republicana y proclamaron la independencia. Si bien el movimiento en ese momento fracasó en lo coyuntural, entre otras cosas por falta de apoyo popular, el alzamiento se considera el punto de partida a la libertad. Debido a la represión británica del alzamiento la población se volcó en favor de los rebeldes. Todos los firmantes de la proclamación de independencia fueron ejecutados. En la fachada del edificio aún pueden verse, en las gruesas columnas, los orificios dejados por las balas debido al enfrentamiento al que se le conoce como el alzamiento de Pascua.

Pocos lugares tienen tanta historia como el Trinity College, ya sea porque tiene 427 años de fundada o por quiénes han pasado por sus aulas y bibliotecas. Fue fundada por la Reina Isabel I de Inglaterra en 1592 para educar a los hijos de los protestantes ingleses y alejarlos de la influencia católica local; aunque en 1793 inició la admisión de alumnos católicos. Por sus aulas han pasado Samuel Beckett, Bram Stoker, Oscar Wilde o Edmund Burke.

Dentro de la Universidad podemos ver dos grandes joyas:
La primera es la gran biblioteca. Posee la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda. El edificio de la Antigua Biblioteca, construido entre 1712 y 1732, es el más antiguo de los que se conservan. La sala principal, conocida como "Long Room" (Habitación Larga), tiene 65 metros de largo y contiene más de 200.000 de los libros más antiguos de la biblioteca y es absolutamente preciosa.

El otro tesoro del Trinity College es el Libro de Kells. Un manuscrito irlandés de gran riqueza que contiene en latín los cuatro Evangelios. Esta obra se vincula a San Columba, quien alrededor del año 561 fundaría el principal monasterio de la isla de Iona. El Libro de Kells supone el cenit de este tipo de manuscritos cristianos de tipología celta, presentando márgenes generosos, enormes letras iniciales y muchas más ilustraciones a página entera que cualquier otro manuscrito celta.

Debido a su gran belleza y a la excelente técnica de su acabado, con miniaturas coloridas de gran valor, este manuscrito está considerado por muchos especialistas como uno de los más importantes vestigios del arte religioso medieval.

Continuando el paseo por Dublin nos encontramos la catedral de San Patricio, la catedral más grande de la Iglesia de Irlanda y dedicada al patrono nacional. El catolicismo ha sido siempre un aspecto muy importante en la vida personal de los irlandeses, pero trasciende las motivaciones espirituales. Ha sido un emblema de lucha, resistencia y separación de los británicos protestantes.

Irlanda es un país de leyendas e imaginarios y la historia de San Patricio no se queda atrás. Nacido en Britania alrededor del siglo IV, es secuestrado y llevado como esclavo a Irlanda se presume que por piratas celtas. Pasa un tiempo en Irlanda y logra escapar y huye a Roma para hacerse sacerdote. Luego le vienen unas voces en la mente que le dicen que tiene que regresar a Irlanda a difundir el evangelio. Así que regresa y logra convertir al pueblo de Irlanda al catolicismo de una manera muy inteligente: no impone la nueva religión, sino que la va a adaptando de acuerdo con las tradiciones paganas celtas. Es por eso que el cristianismo primitivo en Irlanda es un sincretismo que podemos observar en las celebraciones del día de San Juan, en el libro de Kells y en las cruces celtas que tienen el círculo que representa el dios celta, por poner algunos ejemplos. El día de San Patricio se celebra en Irlanda, y donde haya diáspora irlandesa en el mundo, cada 17 de marzo porque se cree que esa es la fecha de su muerte.

Saliendo de Dublín hacia la provincia, el viajero encontrará la esencia de la cultura irlandesa, y territorios casi suspendidos en el tiempo. Esta exploración por las campiñas irlandesas nos lleva a Brú na Bóinne, en el condado de Meath. Es una gran necrópolis neolítica, 600 años más antigua que las pirámides y 1000 más que Stonehenge, y un magnífico ejemplo del genio prehistórico. El corredor está diseñado con una precisión matemática tal que habría asombrado a los mismísimos griegos. El complejo estaba destinado a albergar los restos mortales de la élite social. Son montículos circulares con muros de piedra y una entrada a un corredor profundo que llega a la cámara funeraria. El viajero podrá ingresar por el corredor y al final ver simulada la entrada de luz del amanecer que ilumina la cámara.

Y como si de un collage histórico se tratara, encontramos los castillos Normandos. Los normandos (hombres del norte) eran vikingos que se asentaron en Francia dando nombre a la región de Normandía. Con el tiempo se cristianizaron y en 1066 Guillermo el Conquistador invadió y tomó el trono de Inglaterra. Estos normandos establecidos ya en el trono de Inglaterra invaden Irlanda iniciando un período de dominación inglesa que duraría siglos y del que hablaremos más adelante.

Estas fortificaciones medievales están repartidas por toda Irlanda, generalmente en unos paisajes absolutamente espectaculares y fiel a la tradición irlandesa, llenos de leyendas de fantasmas y espíritus. El viajero podrá visitar estos castillos, algunos remodelados y reconstruidos y habitados y otros en ruinas. Podemos visitar el castillo de Malahide que data del siglo XIV y se trata del castillo medieval más antiguo del país y según la tradición está habitado por cinco fantasmas.

Tenemos también el castillo Cahir, de la edad media y uno de los más grandes y mejor conservados en el condado de Tipperary. En el condado de Meath encontramos el castillo de Trim, el más grande de Irlanda, además de ser el mayor complejo de arquitectura normanda que queda en pie en toda Europa. Fue construidos por los anglo-normandos en el siglo XII y la muralla actual es del siglo XIII. Aunque en su mayor parte está vacío, se puede visitar el interior del recinto amurallado y también entrar en la torre. En él se rodaron bastantes escenas de la película Braveheart o Corazón valiente.

También encontramos el castillo de Blarney cerca a Cork, el castillo Lismore cerca de Lismore, el castillo Dunluce en ruinas en el condado de Antrim frente a un acantilado y por supuesto el castillo de DubLín, que si bien parece un edificio más que un castillo pues sólo se conserva su torre Es uno de los más famosos del país, entre otras cosas porque sus paredes han sido testigos de gran parte de la historia de Irlanda. A lo largo de los años ha sido utilizado como lugar de asentamiento de los vikingos, fortaleza militar, residencia real, sede del Tribunal de Justicia Irlandés, y sede de la Administración Inglesa en Irlanda.

Otro constante en el paisaje son las ruinas de las abadías y monasterios medievales. La leyenda de San Patricio es aceptada por la mayoría de los irlandeses como si fuera una especie de mito fundacional inmodificable, pero en realidad muchos historiadores concuerdan en que San Patricio no fue ni el primero ni el único misionero enviado a Irlanda. En todo caso, entre el siglo V y el siglo VI la isla pasó de ser pagana a la primera potencia cultural cristiana de occidente. La Europa continental estaba sumida en un caos absoluto durante esta época. Las invasiones bárbaras habían hecho caer la Roma de occidente y muchos monasterios e iglesias fueron destruidas con lo que Irlanda se convierte en un destino muy deseable para aquellos monjes que huyen y buscan protección y sobre todo que buscan salvaguardar las copias de los textos clásicos. Gracias al trabajo realizado en las abadías irlandesas de estos juiciosos escribas, se pudieron salvar textos muy importantes para occidente. Hay un libro muy interesante que se llama "Cómo los irlandeses salvaron la civilización" de Thomas Cahill que trata este tema de manera impecable.

Tenemos la Abadía de Jarepoint en el corazón de Kilkenny construida en 1180; También podemos ver en el recorrido Rock of Cashel, como tradicional asentamiento de los reyes de Munster desde el siglo V, cientos de años antes de la invasión normanda. Pero si queremos sumergirnos en la historia del cristianismo en Irlanda, hay que visitar la abadía de Mellifont el primer monasterio de estilo europeo que se fundó en la isla. Marcó un cambio importante en la vida religiosa del país, y aunque hoy aparece en ruinas, sigue impresionando a quienes lo visitan. Fue el principal monasterio cristiano del país hasta la disolución de los monasterios por orden de Enrique VIII.

Y mientras estos monjes se dedicaban a salvar la cultura occidental, en sus ratos libres, dicen que también se dedicaron a destilar Wisky. Esto lo aprendieron gracias a unos monjes que venían de Oriente Medio que traían consigo un objeto conocido como alambique, que se usaba para destilar perfumes. Pero en Irlanda no tardaron en darse cuenta de que este objeto podía tener también otros usos y aseguran con orgullo que el arte de la destilación del Whisky se inventó en este país. Podemos encontrar en la ruta del whiskey destilerías antiguas o modernas en donde los recorridos y visitas darán al viajero un panorama claro del proceso de elaboración de esta bebida, así como la oportunidad de saborear y hacer catas. Entre las muchas destilerías que el viajero puede encontrar está la Old Jameson o la Kilbeggan.

Ya había comentado que la isla de Irlanda, en realidad son dos países. La Repúblia de Irlanda y 6 condados en el Ulster que hacen parte de Reino Unido y se les conoce como Irlanda del Norte. No hay frontera entre ambos, pero en cuanto el viajero cruza ve que algunas cosas cambian. Ya los carteles no están en inglés y gaélico sino sólo en inglés. Ya no se maneja el euro, ahora es la libra esterlina y las distancias ya no se miden en kilómetros sino en millas.

Las huellas de los sucesos del siglo XX siguen apreciables. Después de 800 años de dominación británica, finalmente Irlanda obtiene su independencia en 1948. Sin embargo, 6 de los 9 condados del Ulster quedarán bajo dominio británico. Dentro de ese dominio británico que es Irlanda del Norte encontramos las dos principales ciudades Derry (también conocida como Londonderry) y Belfast.

En ambas ciudades las tensiones no harían sino incrementarse e iniciaría el período que ellos llaman "the troubles", los problemas.

En todo conflicto hay al menos dos bandos. En el de Irlanda del Norte son los católicos por un lado y los protestantes por el otro. Eso en cuanto a la religión. Políticamente, los católicos son mayoritariamente republicanos que quiere decir que reclaman dejar de ser parte del Reino Unido e incorporarse a la República de Irlanda; mientras que los protestantes son mayoritariamente unionistas que quiere decir que defienden que Irlanda del Norte siga siendo una provincia británica.

De modo que el origen del conflicto en Irlanda del Norte se centra en que los católicos-republicanos están enfrentados a los protestantes- unionistas. Muchos de ustedes seguramente aún recordarán los sucesos del domingo sangriento, la bomba del IRA al Grand Hotel de Brighton en donde Margaret Tatcher se encontraba con su gabinete. O el asesinato de Lord Mountbatten, último virrey de la India y tío de la reina Isabel y de su esposo el príncipe Felipe; o la huelga de hambre de Bobby Sands y 9 compañeros que resultaría en su muerte y que generaría todo un movimiento de indignación que pondría al gobierno británico contra las cuerdas.

Después de muchos intentos fallidos por establecer una paz entre el IRA y el gobierno británico, se firma el Acuerdo de Viernes Santo en 1998 en el cual la República de Irlanda renunciaba al reclamo por los condados que conformaban Irlanda del Norte pero dejando la posibilidad de una futura unión si ambos gobiernos lo deseaban, y eliminando frontera entre ambos países. Es por esto que el Brexit pone en riesgo el Acuerdo del Viernes Santo y pone sobre la mesa la incertidumbre.

El impacto de las décadas de Los Problemas pueden verse aún en Belfast donde continúan los muros en la ciudad llamados irónicamente “Piece walls” o “muros de paz” que separan las comunidades católicas de las protestantes y que el gobierno planea eliminar para el 2023. En Derry hay que dar un paseo obligado por los grandes grafitis que recuerdan los sucesos y las personas que fallecieron.

Irlanda es una isla maravillosa. Sus sobrecogedores acantilados, sus castillos encantados, sus tradiciones del bosque combinados con el profundo catolicismo, su gran literatura, y el resurgimiento de la cultura gaélica y pasado celta, la convierte en un gran destino cultural.

Conozca toda nuestra agenda y viajes culturales en nuestra página web. Soy Juliana Hurtado, hasta la próxima.

No se pierda la programación de nuestros viajes culturales en nuestra página web.

Comparte en tus redes
0
0
0

Contáctanos en Bogotá

Recibe toda la información necesaria acerca de nuestros eventos, cursos y viajes culturales.

Contáctanos

X
Escríbenos y resuelve todas tus dudas sobre nuestros viajes y programas culturales. También son bienvenidas tus sugerencias y propuestas para nuevos cursos, conferencias o talleres.

Videoblog

Bienvenidos a nuestro Videoblog y Podcast. En este espacio Juliana Hurtado narrará las historias de aquellos lugares con historia alrededor del mundo. Acompáñenos por los fascinantes caminos que recorre el viajero cultural.

Acompáñenos en este episodio por sus paisajes hermosos, por las abadías y monasterios, por los castillos normandos y medievales y por aquellas huellas de su pasado de lucha por la libertad e independencia.
Acompáñanos a descubrir Flandes de la mano de sus maestros flamencos. Un episodio para los amantes del arte, la cultura y los viajes.
Pocas veces está dentro de los tópicos indios una de las grandes minorías poblacionales y religiosas: Los sikhs. En esta nueva entrada, hablaremos de ellos, de sus sistemas de creencias y de su hermoso Templo Dorado.
Promociones Paideia

¿Deseas recibir información?

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos por correo electrónico toda la información necesaria acerca de nuestros viajes, agenda cultural y últimos eventos.

Contáctanos por Whatsapp