27.02.2020

Los Sikhs y El Templo Dorado
con Juliana Hurtado

Los Sikhs India

Cuando pensamos en la India vienen a nuestra mente el hinduismo con su inmenso panteón de dioses, el budismo, los templos, los ashrams y centros de meditación, el Ganges, la rica cultura gastronómica, Gandhi. Pero pocas veces está dentro de los tópicos indios una de las grandes minorías poblacionales y religiosas: Los Sikhs. En esta nueva entrada, hablaremos de ellos, de sus sistemas de creencias y de su hermoso Templo Dorado -que recibe más visitantes que el Taj Mahal- en la ciudad fronteriza con Pakistán, Amritsar.

Bien vale la pena tomar un vuelo desde Delhi y visitar esta ciudad que no sólo es centro cultural y espiritual de los Sikhs, sino que también nos permite entrar en varios períodos históricos de gran trascendencia e importancia para la India. Descubra en el siguiente video por qué no puede faltar en su itinerario de viaje a la India la región del Punjab.



Suscríbase a nuestro canal de Youtube haciendo clic aquí.

También puede escuchar este contenido en nuestros canales de Spotify o iVoox
Ir a podcast en Spotify
Ir a podcast en iVoox


Transcripción de Video - Los Sikhs y El Templo Dorado

Los Sikhs se pueden distinguir muy fácilmente por sus espectaculares turbantes de colores vivos. Pero cuidado, no todos los llevan aunque sigan los preceptos de su religión y es importante distinguir su cultura de la de musulmanes e hindúes.

El Sikhismo, es la quinta religión más numerosa del mundo y proviene del encuentro en los campos del Punjab del Islam monoteísta con el hinduismo politeísta. Fundado a finales del siglo XV por Nanak, un gurú hindú que intentó conciliar las dos religiones proclamando: “no hay hindúes, no hay musulmanes; no hay más que un Dios, la Verdad Suprema”. El Sikhismo había prosperado a raíz del descontento del mandato de los mogoles. La crueldad de las persecuciones llevó al noveno y último sucesor del gurú Nanak a transformar esta religión en una fe militante.

Para que pudieran distinguirse de las multitudes y ser capaces de defender su fe a costa de la propia vida, el gurú les obligó a observar cinco preceptos: dejarían crecer sus pelos, barba y cabellos; colocarían un peine de marfil o de madera en su moño; llevarían calzones cortos, a fin de poseer la movilidad del guerrero; se pondrían una pulcera de acero en la muñeca derecha; y, por último, no se desplazarían nunca sin llevar un kirpan, un sable pequeño. Los Sikhs, además, no debían fumar, ni comer carnes procedentes de animales degollados según el rito islámico, ni sostener relaciones sexuales con una mujer musulmana.

Su libro sagrado, el Gurú Granth Sahib es considerado la suprema autoridad espiritual y cabeza de la religión Sikh, en lugar de cualquier persona viva. Es un texto múltiple y único en su género pues no solamente contiene los trabajos de los maestros y gurús Sikhs, sino también escritos de personas de otras religiones. Es tratado con gran reverencia y con el más extremo respeto por sus seguidores. La religión Sikh no alberga la adoración de ídolos, así que el libro no es tratado como ídolo, sino que se pone énfasis en el respeto a los escritos que aparecen en él. El Guru Granth Sahib es una compilación de himnos y poesías que proclaman a dios, establece la meditación en el verdadero Guru (Dios) y establece las reglas morales y éticas para el desarrollo del alma, la salvación espiritual y unidad con dios.

Debido a que la línea de sucesión de los gurús se acaba con la muerte de Gobind Singh en 1709, la creencia Sikh ha considerado el Granth Sahib como un ejemplo vivo del propio Nanak, y como resultado, el libro siempre ha sido tratado con un alto grado de respeto y admiración. Cualquier lugar en que se encuentre este texto se convierte por definición en Gurdwara (lugar de culto religioso del Sikhimos) y toda persona que esté en presencia del Granth Sahib debe descalzarse, cubrirse la cabeza y ofrecer obediencia al libro. Cuando está abierto, el libro es tratado como un personaje real y los contenidos de sus páginas se asumen como mandamientos. Para elegir el nombre de un recién nacido Sikh, se abre el libro por una página al azar y se mira la primera letra de la primera palabra. El nombre del niño también deberá comenzar con la misma letra.

En todos los templos Sikhs siempre hay comedores comunitarios. La comida colectiva, o Langar. Esta religión tiene una particularidad muy igualitaria, precisamente para romper la tradición de castas hindú muy asociada también en la alimentación. Se rompe con estos tabúes e idiologías brahmánicas clásicas de la India al establecer estas comidas colectivas donde todos los Sikhs adoptan alimentos, los cocinan y los sirven a cualquier persona sin importar su fe religiosa.

Por respeto, suele ser una comida vegetariana porque muchos hindúes son vegetarianos y ese es el simbolismo del Langar. Es una cierta hermandad. Tengamos en cuenta que en la India lo que uno come, con quien lo come y quién lo ha cocinado tiene una carga ritual inimaginable. Con el Langar los Sikhs quieren expresar algunos de sus ideales como el del servicio a la comunidad o el de la igualdad entre las personas.

Los Sikhs son protagonistas de una de las mayores tragedias y heridas de la India: la partición. Después de que Gran Bretaña decidiera otorgar la independencia a la India, el movimiento de la Liga Musulmana presionó para obtener un estado musulmán: Pakistán, que comprendería las dos provincias de mayoría musulmana, el Punjab y Bengala. Tras no lograr un entendimiento entre los dirigentes musulmanes y los del Partido del Congreso se procedió a dividir ambas provincias cuyas líneas divisorias fueron trazadas por Sir Cyril Radcliffe que en su vida había pisado la India, trayendo un sinfín de problemas mayúsculos incluso ridículos y una oleada de violencia inimaginable provocando el desplazamiento migratorio más grande de la historia.

En julio de 1947, cinco de los seis millones de Sikhs vivían todavía en el Punjab. No constituían más que el 13% de la población pero poseían el 40% de las tierras, y producían cerca de las dos terceras partes de la cosecha. Casi un tercio de los soldados del Ejército de la India eran Sikhs, y casi la mitad de los hombres condecorados durante las dos guerras mundiales, procedían de su comunidad.

La situación en el Punjab era un trágico resumen de toda la India; si bien los musulmanes y los Sikhs habían podido vivir juntos bajo el yugo de Inglaterra, no podrían hacerlo bajo el de una u otra de las comunidades.

Con la partición, miles de Sikhs que vivían diseminados por todo el Punjab y en especial en su capital Lahore debieron marcharse hacia el la parte india. Como Lahore quedó en la parte pakistaní, la religión Sikh se concentró en la ciudad sagrada de Amritsar, epicentro cultural y espiritual de los Sikhs y sede sagrado Templo Dorado.

El Templo dorado es una de las maravillas menos conocidas de la India. Construido con una mezcla de arquitectura musulmana e hindú, tiene cuatro puertas que simbolizan entre otras cosas, la apertura de los Sikhs a todos los visitantes que deseen entrar. Se encuentra rodeado del estanque sagrado Amirit Sarovar desde el cual el visitante puede admirar el reflejo del edificio levantado en placas de mármol y cúpula de oro.

Alberga el libro sagrado, el Gurú Granth Sahib, del que ya hemos hablado. Cada noche, el Granth Sahib es trasladado del templo a su estancia privada en una asombrosa procesión que ningún viajero debe perderse. Se le acuesta en una cama, y se le tapa con una manta o se le protege del calor con aire acondicionado. En la mañana trasladado nuevamente a su lugar de culto como palabra viva de la religión Sikh. Ofrece comida y bebida gratis para casi 10.000 personas diariamente.

En los años 80, llegó a su cénit un movimiento separatista que se había ido forjando entre la comunidad Sikh. Afirman que el territorio Sikh del indostán era un reino independiente durante muchos siglos hasta ser derrotados por los ingleses e incorporados a la colonia británica. Este movimiento busca crear el Jalistán en el territorio que comprende el actual Punjab,  Haryana, Himachal Pradesh, Chandigarh, Delhi, partes de Cachemira y Rajastán. Por esta época, el Punjab vivía momentos convulsos: eran frecuentas las revueltas y protestas.

Jarnail Singh Bhindranwale era el líder de un movimiento religioso Sikh ortodoxo cuya milicia de varios cientos de hombres se atrincheraron en el Templo Dorado pensando que el ejército indio no se atrevería a profanar el santuario.

La primera ministro Indira Gandhi cayó en la provocación y en junio de 1984 ordenó entrar al ejército con sus tanques en lo que se conocería como Operación Estrella Azul. El asalto de seis días dio pie a un feroz combate que según las cifras oficiales causaría la muerte de 800 personas entre ellas muchos peregrinos inocentes que se encontraban en el templo. Bhindranwale se encontraba entre las bajas. Los Sikhs nunca perdonarían tal profanación.

Meses después, Indira Gandhi muere asesinada por dos escoltas Sikhs de su guardia personal. Esto condujo a una matanza de Sikhs en Delhi y otras ciudades del norte de la India y cuando logró restaurarse tardíamente el orden miles de Sikhs habían sido asesinados y decenas de miles habían huído hacia la relativa seguridad del Punjab.

Las huellas de la batalla todavía resultan visibles en el recinto donde también se alza un impresionante monumento en memoria de los Sikhs que murieron en la contienda. En los muros del Templo Dorado hay agujeros de bala, hoy enmarcados con discos de metal y en los edificios cercanos, resultan asimismo apreciables los daños provocados por los tanques.

En los últimos 20 años la situación ha estado más o menos normalizada. De hecho, en el 2004 por primera vez la India tuvo un Pimer Ministro Sikh: Manmohan Singh, que estuvo en el cargo hasta 2014, aunque el movimiento separatista sigue vigente.

En su próximo viaje a la India, no olvide prestar atención a los Sikhs de los cuales ya conoce sus principales sistemas de creencias, sobre todo sus ideas de igualdad y solidaridad. Y sobre todo, no olvide visitar con respeto el Templo Dorado, un lugar que sin duda lo dejará sin aliento.

No se pierda la programación de nuestros viajes culturales en nuestra página web.

Comparte en tus redes
0
1
0

Contáctanos en Bogotá

Recibe toda la información necesaria acerca de nuestros eventos, cursos y viajes culturales.

Contáctanos

X
Escríbenos y resuelve todas tus dudas sobre nuestros viajes y programas culturales. También son bienvenidas tus sugerencias y propuestas para nuevos cursos, conferencias o talleres.

Videoblog

Bienvenidos a nuestro Videoblog y Podcast. En este espacio Juliana Hurtado narrará las historias de aquellos lugares con historia alrededor del mundo. Acompáñenos por los fascinantes caminos que recorre el viajero cultural.

Acompáñenos en este episodio por sus paisajes hermosos, por las abadías y monasterios, por los castillos normandos y medievales y por aquellas huellas de su pasado de lucha por la libertad e independencia.
Acompáñanos a descubrir Flandes de la mano de sus maestros flamencos. Un episodio para los amantes del arte, la cultura y los viajes.
Pocas veces está dentro de los tópicos indios una de las grandes minorías poblacionales y religiosas: Los sikhs. En esta nueva entrada, hablaremos de ellos, de sus sistemas de creencias y de su hermoso Templo Dorado.
Promociones Paideia

¿Deseas recibir información?

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos por correo electrónico toda la información necesaria acerca de nuestros viajes, agenda cultural y últimos eventos.

Contáctanos por Whatsapp